De la mecánica a la biología

Escrito por Pedro Arellano

Cada uno de los tres estadios, que caracterizan las relaciones entre las marcas y las personas, son elementos dinámicos dentro de un proceso que tiene que ver con el vínculo.

Desde el punto de vista de los consumidores, el vínculo apunta a llevar usuarios anónimos y descomprometidos hacia una mayor participación y proactividad. Asimismo, las marcas transitan desde la mera venta de productos hacia trabajar en hacer algo por las personas (servicios) y sus experiencias.

Todo lo anterior, define relaciones que caracterizan estos 3 estadios en un vínculo que se manifiesta como argumentos (broadcast de uno a muchos), comunidad (participantes) y cultura (experiencias).

Los 3 estadios de interacción son complementarios, progresivos y fundan sus bases en el estadio anterior. Que las marcas se vean como un ser vivo, es clave para comunicar un servicio integro y de calidad.

Entender que la armonía ecológica del sistema (ej. puntos de contacto de la marca) está por sobre cada una de las propiedades de sus componentes, permite establecer una relación profunda y transparente su audiencia.

Cada estado de interacción se cimenta en el anterior; una marca requiere de las conversaciones para construir experiencias y requiere de quorum para construir conversaciones. La tendencia, sin embargo, apunta hacia la sustentabilidad como modelo. Esto no significa que la circularidad propia de esta dinámica entre las personas funcione por sí sola o requiera gradualmente menos esfuerzos por parte de las marcas; muy por el contrario, supone naturalidad e integridad desde el interior de las organizaciones donde los primeros actores y activistas provienen desde el interior.
El espíritu no es algo que pueda estar sujeto a las políticas de outsourcing.
Puedes ver más sobre las marcas como seres vivos, la autopoiesis, Varela, Maturana y algunos ejemplos, en las presentaciones del evento Soy Digital 2011

Desde → Sin categoría

Los Comentarios se encuentran cerrados.

« volver